VELA LIGERA. TÉCNICAS Y SENSACIONES

VELA LIGERA. TÉCNICAS Y SENSACIONES
Bertrand Chéret


Todos los que han pasado por «La escuela de vela ligera» hablan de ella con emoción. No hay nada mejor para aprender a navegar que la vela ligera.

Para poder manejar estas pequeñas embarcaciones ligeras y de vela, es necesario asociar las capacidades técnicas (manejo preciso, realización de maniobras impecables, etc.), a numerosas sensaciones (carena que se desliza sobre el agua, vela que se estremece, escota que se tensa o amolla, variaciones de asiento...).

La riqueza de la práctica en embarcaciones de deriva resulta del hecho de que todos los fundamentos de la navegación a vela están presentes, y se imponen a los navegantes. Las reacciones a que se ven sometidas este tipo de embarcaciones, obligan a anticiparse a las mismas y a tener en cuenta de forma simultánea e intuitiva un gran número de advertencias. Esta obra se dirige a los navegantes de estas embarcaciones, así como a los adeptos de las regatas en monotipos, cuyas características cada vez se asemejan más a la vela ligera.

Además de la mera capacidad de indicar lo que va bien, este libro permitirá a todos los practicantes observar y analizar mejor, establecer teorías, y poner en práctica técnicas eficaces.

 

ISBN: 978-84-261-3585-8      1ª edición
Formato: 18 x 24,5 cm    640 páginas
Encuadernado en cartoné flexible

 
44,23
46,00
Olivier Le Carrer, periodista, lo ha probado todo –o casi– para los lectores de la prensa náutica en los últimos treinta años. El material, los sistemas de navegación, las zonas de crucero en todo el mundo, y naturalmente los veleros: monocascos y multicascos, tranquilos y deportivos, ¡en total más de 1.700 modelos de todos los tamaños! Cuando no navega profesionalmente, explora con su familia todas las facetas del crucero, tanto a ras de costa como mar adentro.

Incluso en ausencia de solapamiento como en estos Soling, la influencia recíproca
de las dos velas se hace sentir claramente.


Es imposible disociar el trabajo de las dos velas acopladas.
Diseñador y trimmer deben tenerlo en cuenta.
En este 12 M JI, la distribución de volúmenes y la evolución de la torsión lo atestiguan.


El tripulante al trapecio se estira tanto como puede.
El timonel adopta una posición menos extrema que le permite una buena
visibilidad de la ola y libertad de sus miembros superiores.

Los planeadores han desarrollado
alas de gran envergadura para limitar
los torbellinos marginales. Éstos y los
provocados por el cizallamiento de los
flujos que se escapan del borde de fuga son
representativos de la resistencia del ala.

Reducimos la nociva influencia de los torbellinos
marginales mediante el afinamiento de los
perfiles cercanos a las extremidades libres de
la vela. Por otro lado los perfiles de cabeza
son desplazados a sotavento con el fin de limitar
la influencia de la orientación.

Este foque se beneficia de la influencia de una vela mayor importante.

Para trabajar el spí más allá de su triángulo de base, le damos volumen de molde,
lo que conlleva una importante fuerza de embolsamiento.


El volumen de una vela se regula a través de las tensiones.
Geometría, material y construcción determinan la manera de trabajar.
Los materiales utilizados para una vela dictan su diseño y sus reglajes.


A causa de la elasticidad del mástil
y aunque la escota esté ligeramente suelta,
la baluma de la vela queda demasiado tensa
para la fuerza del viento.

En los veleros deportivos de extenso velamen,
como este Canoë International, la gestión de la flexión
del mástil es la base de un buen reglaje.

Colección Nautica
Página principal
info@editorialjuventud.es