CORSARIOS ALEMANES EN LA GRAN GUERRA

CORSARIOS ALEMANES
EN LA GRAN GUERRA (1914-1918)
Luis de la Sierra

Ésta es la historia de los cruceros que la Armada alemana utilizó en la difícil lucha contra el tráfico marítimo enemigo, por los siete mares, durante la Gran Guerra. Difícil, porque la Flota inglesa era dueña de los océanos y había establecido un efectivo bloqueo del mar del Norte; porque las colonias alemanas en ultramar pronto cayeron en poder de los aliados; porque las dificultades para que dichos buques pudieran tomar combustible de los aprovisionadores germanos terminarían haciéndose insuperables, y porque la entrada en cualquier puerto neutral significaba el casi inmediato bloqueo por fuerzas enemigas superiores. De las dificultades que hubieron de afrontar aquellos catorce buques de guerra alemanes dedicados a la guerra de corso entre 1914 y 1918 nos da una idea el hecho de que el 43% de ellos fueron hundidos en combate con unidades de la Royal Navy. Pese a lo cual, los éxitos logrados por dicho puñado de cruceros alemanes resultaron a veces espectaculares y, en conjunto, altamente positivos para  Alemania.
A lo largo de las páginas de este fascinante libro de Luis de la Sierra, que se lee como una novela, pero que es sólo una objetiva y absolutamente fidedigna historia, se desgrana la heroica lucha librada día a día por unos marinos dejados a su propios recursos sobre la inmensidad de los grandes océanos, que no solo mostraron gran competencia profesional y un valor a toda prueba, sino que, sin excepción alguna, dieron siempre un trato caballeroso y digno a los prisioneros de todas las razas y nacionalidades que cayeron en su poder.

Este libro, como dijo su autor al referirse a los corsarios alemanes de la segunda guerra mundial, es también “una historia de tenacidad, abnegación, elevado patriotismo y valor”, y merece figurar, con todos los honores, en las bibliotecas de los enamorados del mar y de los barcos; esa selecta y culta minoría para la que ha sido escrito.

ISBN: 978-84-261-2147-9   302 páginas
Formato:15 x 22,5 cm   Encuadernado en tela con sobrecubierta
Lo sentimos, pero este libro actualmente no está disponible a través del carrito de la compra.
Consulte con su librero.


LUIS DE LA SIERRA Luis de la Sierra nació en Santander en 1920. Se alistó como marinero voluntario a los diecisiete años. Embarcó en el crucero Almirante Cervera, donde permaneció hasta el final de la guerra civil. Luego pasó a la Escuela naval Militar de San Fernando y obtuvo el ascenso a alférez de navío en 1943.  Como guardiamarina, y en los empleos de alférez de navío, teniente de navío y capitán de corbeta, ha navegado en los veleros Juan Sebastián Elcano –del que es segundo comandante– y Galatea, así como en cruceros, destructores, minadores, fragatas, patrulleros y dragaminas a través del Atlántico, el Pacífico y el Mediterráneo. Es especialista en armas submarinas y posee tres cruces del Mérito Naval.

El crucero auxiliar germano Seeadler, un clíper de 1.852 toneladas, armado con dos cañones de 105 mm., que salió de Alemania a fines de diciembre de 1916 y ucumbió en Mopelia, islas de La Sociedad, siete meses después, víctima de un maremoto. Había hundido 13 barcos,  con unas 30.000 toneladas de registro.
Minas submarinas alemanas de contacto (tipo "EMC"), a bordo del Moewe, preparadas para su fondeo. 
Este buque fondeó 252 minas al norte de Escocia y 238 en 
el Golfo de Vizcaya en enero de 1916. 
El crucero auxiliar alemán Kronprinz Wilhelm, de 25.000
toneladas y 25 nudos de velocidad, armado por el Karlsruhe

con dos cañones de 88 mm., que hundió 13 barcos mercantes, 

con 56.370 toneladas.
  El capitán de corbeta Pau Thierfelder, 
de 30 años de edad, 
comandante del 
Kronprinz Wilhelm.
El vapor inglés Hemisphere, de 3.486 toneladas, baja al abismo en Atlántico central, en una zambullida espectacular.
Fin del Meteor, de 4.788 toneladas (4 piezas de 150 mm., y de 105 mm. y 4 tubos lanzatorpedos), que en sus dos cruceros contra el tráfico, en 1916 y 1917, hundió 40 barcos mercantes, con 160.600 toneladas de registro.
El vapor francés Mont Agel, de 4.800 toneladas en lastre,  en el momento de ser "espoloneado" por el Kronprinz Wilhelm.
Hundimiento del Mont Agel.
Viajes, aventuras y expediciones
Llibros de náutica

Página principal

info@editorialjuventud.es
 

EDITORIAL JUVENTUD