EL RETRATO DE DORIAN GREY

EL RETRATO DE DORIAN GREY
Oscar Wilde

Basilio Hallward, pintor amigo de Dorian Gray, decide hacerle un retrato. Desde ese momento, Dorian será consciente de su propia belleza y también del castigo que el tiempo ejerce sobre ella, lo que supondrá para él algo insoportable y que le llevará a la idea de vender su alma al diablo para vencer los estragos del tiempo. Dorian se dedicará desde entonces a un particular culto al placer por encima de cualquier norma ética. Y el retrato se convertirá en el testimonio de una caída: a cada ley moral pisoteada, el retrato le mostrará con mayor violencia y dolorosamente, su propia indigencia física y espiritual.

 

Colección Z
Página principal
info@editorialjuventud.es
EDITORIAL JUVENTUD  
ISBN: 978-84-261-0603-2   Medidas: 11 x 17,5 cm
 páginas   Encuadernado en rústica

8,65
9,00

Oscar Wilde es uno de los autores más brillantes de su tiempo. Nació en Dublín en 1856, bajo el nombre de Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde. A los 37 años publicó  unos ensayos en inglés que lo enmarcan en la corriente del esteticismo, de la que llegó a ser uno de sus máximos exponentes. Además de ensayos,  escribió poesía, cuentos, teatro y una novela, El  retrato de Dorian Gray. Dotado de un fino espíritu crítico, ardiente imaginación y aguda sensibilidad, sus textos están determinados por la ironía y la estética por el arte, la crítica a la alta sociedad y la superficialidad que la envolvía.  Wilde desprecia la moral burguesa y busca en sus obras la provocación mediante su humor fino e irónico, creando una atmósfera alegre que le permite dominar la técnica dramática con excelente maestría. Sus primeros cuarenta años fueron de un éxito admirable en el plano profesional, pero en la década de los noventa su vida personal atacó imprevisiblemente todo su entorno. Aunque por su carácter de dandi, su elegancia y su ingenio le era imposible pasar desapercibido, ello no había supuesto ningún tipo de interferencia en su carrera ascendente. Pero en 1895, cuando llevado a los tribunales por el padre de su pareja, fue condenado a dos años de cárcel por homosexualidad, la sociedad que lo había admirado, no siendo capaz de aceptar más excentricidades, le rechazó a él y a su obra. Aquí empezó su decadencia. En prisión escribió dos obras: La balada de la cárcel de Reading y De profundis. Cuando quedó en libertad se marchó a París, donde murió en noviembre de 1900.