LA GUERRA NAVAL EN EL ATLÁNTICO

LA GUERRA NAVAL EN EL MEDITERRÁNEO
Luis de la Sierra

“En este mar, -como describe el autor-, maravilloso y cargado de historia, verdadera sístole y diástole del mundo antiguo” se desarrolló día tras día, una tremenda lucha por la supremacía mediterránea, entre dos principales contendientes: la Marina de Guerra italiana y la Mediterranean Fleet británica. Luis de la Sierra, uno de los primeros expertos e historiadores de las luchas navales en la Gran guerra y en la Segunda Guerra mundial, nos recuerda la época posterior a 1918, cuando la carrera de construcción de barcos de guerra entre Francia y Alemania se había disparado. El propio Mussolini fijó algunas directrices de dicho rearme. Pero al llegar la contienda en 1939, la flota italiana tenía el nivel tecnológico inferior y se encontraba con un flanco decisivo sin cubrir: la falta de portaaviones. A pesar de ello y en condiciones de inferioridad, la Escuadra italiana, libró difíciles y victoriosas batallas con gran mérito y arrojo de sus mandos y de los sencillos marineros.
La guerra naval en el Mediterráneo constituye una apasionante secuela de episodios, sorprendentes y varios, en los que aparecen toda clase de navíos de superficie y donde, a menudo, la intervención definitiva, corresponde a la aviación o a las flotillas de submarinos.
Luis de la Sierra, a través de las incidencias navales, nos presenta en realidad una visión de la Segunda Guerra Mundial con las estratagemas y fracasos de los dos bandos, campos de minas, golpes por sorpresa, desembarcos relámpago, operaciones de rescate, paso arriesgado de convoyes, combates apocalípticos…

Viajes, aventuras y expediciones
Libros de náutica

La guerra naval en el Pacífico
Página principal

info@editorialjuventud.es
 

ISBN: 978-84-261-0264-5     páginas
Encuadernado en cartoné
Formato: 15 X 22,5 cm

17,31
18,00


Víctima de los escualos de acero germanos, el acorazado Barham, se desintregra antes de bajar al abismo
LUIS DE LA SIERRA Luis de la Sierra nació en Santander en 1920. Se alistó como marinero voluntario a los diecisiete años. Embarcó en el crucero Almirante Cervera, donde permaneció hasta el final de la guerra civil. Luego pasó a la Escuela naval Militar de San Fernando y obtuvo el ascenso a alférez de navío en 1943.  Como guardiamarina, y en los empleos de alférez de navío, teniente de navío y capitán de corbeta, ha navegado en los veleros Juan Sebastián Elcano –del que es segundo comandante– y Galatea, así como en cruceros, destructores, minadores, fragatas, patrulleros y dragaminas a través del Atlántico, el Pacífico y el Mediterráneo. Es especialista en armas submarinas y posee tres cruces del Mérito Naval.